Menú Buscar

GRANJA AVICOLA SALVI

Partido el Cerradillo, s/n, 29100
Coín (España)


397 visualizaciones ha tenido GRANJA AVICOLA SALVI generadas desde PROultry.com
En pleno corazón de la comarca del Guadalhorce, en el término municipal de Coín, y a escasos kilómetros de Málaga y de la Costa del Sol, se encuentra la Granja Avícola Salvi.
Nuestra privilegiada ubicación, en un paisaje salpicado de cultivos de olivar, cítricos y cereal, al abrigo del rumor del río Grande, reúne unas inmejorables condiciones para la práctica de una avicultura de excelencia.

Adaptadas a la Ley de Bienestar Animal promulgada desde la Unión Europea, nuestras instalaciones están equipadas con uno de los sistemas de producción avícola más modernos de la actualidad. Nuestras naves de producción completamente automatizadas se encargan de asegurar unas condiciones de temperatura, humedad y circulación del aire constantes, favoreciendo así la puesta en un entorno de respeto y mimo hacia las gallinas y asegurando un máximo bienestar para las ponedoras.

Además, nuestro sistema de producción supone una garantía más de nuestro firme compromiso con el medio ambiente. Todo ello nos ha llevado a convertirnos en una de las granjas avícolas más importantes de la provincia, con una constante proyección de futuro.

Contacta con esta empresa ahora


Dirección y situación

Partido el Cerradillo, s/n, 29100
Coín (España)

Coordenadas GPS:
Latitud: 36.661601 - Longitude: -4.75751


Salvador Pavón Santos, desde muy pequeño supo que su vida estaría siempre ligada a la naturaleza. Nacío y crecío cerca de ella, rodeado de olivos, naranjos y limoneros. Pasaba las largas tardes de verano a la vera del río Grande, paseaba entre los interminables campos de trigo mientras una suave brisa mecía las espigas.

Solía acompañar a los segadores durante su jornada y les observaba fascinado mientras trabajaban en aquél inmenso campo de un brillante dorado que el tomaba por un tesoro. Fueron sus padres quienes le inculcaron el amor y el respeto por los animales. Así que un día decidio invertir sus pequeños ahorros en comprar algunas gallinas ponedoras y a partir de ahí empezo a aprender lo que suponía la responsabilidad. De alguna manera, aquello marcaría el inicio de sus pasos hacia la madurez.

Aprovechaba cualquier ocasión para acercarse a ver a sus gallinas, esperando con ilusión la llegada del primer huevo. Llegó el día y fue entonces cuando tuvo claro que aquello era a lo que quería dedicar su vida: a la avicultura de puesta. En el pueblo todo el mundo le conocía y les hacía gracia ver a un chaval tan pequeño ir vendiendo los huevos de sus gallinas de puerta en puerta. Poco a poco, su sueño se iba haciendo realidad. Han pasado veinticinco años desde entonces y gracias al trabajo, a la constancia, al esfuerzo y la ilusión de superarse día tras día, lo que comenzó como el sueño de un niño se ha transformado en una realidad con nombre propio: Granja Avícola Salvi.

salvi_cab.JPG


Recomienda esta empresa a un conocido

Se enviará automáticamente un email al destinatario